Acabas de llegar a New Falls, Olvídate del estrés y el tedio de la ciudad, aquí solo encontraras, un bello paisaje, curiosos personajes, dramas familiares y ... no, tampoco creo que encuentres paz si es que es lo que haz venido a buscar.

El foro inspirado en el clásico y encantador "Star Hollow" de la exitosa serie de TV Gilmore Girls, y su llamativo staff te da la bienvenida a formar parte de nuestra comunidad interpretativa donde el único protagonista de la historia eres tú!

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Sáb Dic 08, 2012 1:19 pm por Invitado

» If the rain comes... (Louise)
Dom Nov 18, 2012 1:09 pm por Alexander Bulbrook

» Supernatural RPG [normal]
Lun Nov 05, 2012 12:28 pm por Invitado

» A Song To Remember (Louise)
Dom Nov 04, 2012 10:52 am por Louise A. Gauthier

» Chernobyl-Reborn (Élite)
Miér Oct 31, 2012 5:48 pm por Invitado

» Afiliacion Magical World (ELITE)
Dom Oct 28, 2012 3:53 pm por Invitado

» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Sáb Oct 20, 2012 10:09 pm por Invitado

» clash of the blood (elite)
Jue Oct 11, 2012 3:10 pm por Invitado

» The Fate Tales [Sociedad industrial y estética árabe // Élite]
Miér Oct 10, 2012 5:33 am por Autumn ~

» ¡Nuevo! New Divide - Normal - ¡Recién abierto!.
Dom Oct 07, 2012 4:27 am por Autumn ~

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Jul 16, 2017 6:53 pm.

New Falls

Pasa el ratón por encima para desplazar la información.
Administración

Louise
MP - PERFIL
Joanie
MP - PERFIL
Aiden
MP - PERFIL
Alain
MP - PERFIL


Awards

Mejor Chica
Mejor chico
Mejor Pareja
Mejor Tema
Mejor Rol
Mejor User
Mejor Admin

Volker W. Wycliff
Mejor personaje Femenino

Foros Hermanos
Afiliados Normales


Doble jornada > Ariadne M. Rosseau

Ir abajo

Doble jornada > Ariadne M. Rosseau

Mensaje por Jared I. Hemingway el Sáb Ago 04, 2012 9:48 am

El ensayo había sido tan agotador como productivo. Sin duda alguna la próxima actuación valdría la pena después del duro esfuerzo preparando un set más que decente del que no podemos sentirnos más que orgullosos, y las horas invertidas en ensayar cada una de las canciones del mismo. Deian avanza deprisa en su aprendizaje, tanto que realmente comienzo a plantearme si entre sus aventuras por el mundo realmente no ha tocado el bajo en más de una ocasión a pesar de que él lo niegue; Louise no se había salido de tono ni una sola vez en las horas anteriores y su voz siempre conseguía hacer sonar todo mejor, eso, sumado a que mi hermano había estado tan preciso como un reloj suizo en su labor a la batería hacía mi trabajo realmente fácil.

Después del ensayo todos habían desaparecido a toda velocidad del bar, algo que no me extrañaba de Max, pues había visto la rubia cabeza de Trice a lo lejos, pero al menos esperaba que Deian se quedase durante un rato más aunque sólo fuera para ayudar a colocar todo o tomarnos algunas copas antes de regresar, algo que ya casi se ha convertido casi en una costumbre y es que puedo decir ya que el dichoso bar se ha convertido en una segunda casa donde la mayoría de nosotros pasamos mayor o menor parte de nuestro tiempo y por qué no decirlo, gastar parte de lo que cobrábamos. A estas alturas ya nos conocemos todos lo suficiente y, por ello, cuando uno de los barmans habituales, ese que a veces nos invita a chupitos, me pide que le ayude con unas cajas del almacén para reponer para esta noche porque su compañero no va a poder venir, no puedo negarme.

Varias personas que entran mientras estoy colocando la bebida en los arcones me confunden como el nuevo camarero; al principio me detengo para aclararles que no trabajo sirviendo amablemente, pero después de la tercera el discurso me resulta repetitivo y me es más rápido servirle lo que desea que pararme a dar explicaciones para poder seguir con el trabajo. Las cajas, cargadas hasta los bordes principalmente de botellines de cerveza, pesan lo suyo y todavía siguen quedando un buen número en la parte de atrás del local.

Después de cerca de tres cuartos de hora el poco sol que quedaba en el exterior cuando terminamos el ensayo ha desaparecido del todo haciendo necesario encender aún más luces de las que ya estaban encendidas anteriormente. Tras cargar y ordenar las últimas cajas decido apropiarme de una de las cervezas a cobro por el favor apoyándome en la barra y observando el local. ¿Quién hubiera dicho que alguna vez tuviera que cargar cajas habiendo crecido bajo el ala protectora de mi padre y su amasada fortuna? Sin lugar a dudas el viejo no aprobaría aquello si alguna vez llegase a sus oídos, pero la verdad es que nunca nada que hubiese salido de mí había recibido su aprobación. Él siempre quiso que estudiara algo de provecho, alguna especialidad científica o cualquier otra cosa que fuese a darme el suficiente renombre y reconocimiento que según él la música nunca me daría; al menos puede estar satisfecho de que el pequeño de sus hijos ha seguido sus directrices en una pequeña parte. Lo que esta claro es que para él yo siempre he sido un caso perdido, y si serlo significa no tener que aguantar sus exigencias puedo llegar a sentirme extremadamente apegado al término.

Levanto ligeramente la cerveza cuando el barman asoma la cabeza desde el almacén para indicarle mi adquisición, dándole un sorbo despreocupadamente una vez asiente y vuelve a entrar para dentro al ver que no hay demasiado trabajo fuera por el momento.

A este paso debería exigir un aumento de sueldo— murmuro para mí mismo recordándome que aún debo ordenar las cosas del lugar de ensayo, más aún si esta noche el bar va a tener cualquier otro tipo de espectáculos para los que pudieran entorpecer nuestros trastos.


Última edición por Jared I. Hemingway el Dom Ago 05, 2012 7:21 am, editado 1 vez



Spoiler:
avatar
Jared I. Hemingway

Mensajes : 57
Dólares : 2754
Fecha de inscripción : 31/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Doble jornada > Ariadne M. Rosseau

Mensaje por Ariadne M. Rosseau el Sáb Ago 04, 2012 8:58 pm

Observé mi movil por decimotercera vez en los últimos diez minutos, nada. no había un mensaje ni una llamada, nada, suspiré y di otro mordisco a la manzana que me duraba ya media hora. Cuando alguien te decía te avisaré con bastante antelación, ¿no significaba que te avisaban con bastante antelación? ¿es que en realidad vivían en el mundo al reves y eso significaba que te avisarían cinco minutos antes?. Ya me había hartado de esperar que avisaran, se suponía que me tenían que decir hoy si esta noche me tocaba bailar en el bar o no, teoricamente no era mi turno pero al parecer era bastante posible que se suspendiera lo que quiera que tuvieran planeado hacer esta noche y me tocara cubrirlo a mí, sin embargo quedaban algo así como 3 horas para que llegara la hora y no tenía noticia alguna, y no, ya no iba a esperar más, de repente empecé a morder la manzana demasiado rápido, tal vez demasiado, en mi insterior temía poder atragantarme pero, por suerte, no ocurrió. Me puse lo primero que pillé y salí a la calle, al menos así me podría quedar tranquila, esperaba que ya que no me habían avisado significara que no tenía que bailar, pero si me tocaba hacerlo tal vez pudiera decirme más o menos que canciones sonarían y podría ensayar un poco y no tener que estar improvisando todo el tiempo.

Salí a la calle poniendome música, esperando que así se me bajase un poco el cabreo, porque sí, estaba muy cabreada, no era tan complicado hacer una llamadita, y lo que peor me sentaba es que seguro que llegaría allí y dirían, oh perdona Ari ya te iba a llamar es que estaba taan ocupado... bueno, en realidad se me olvidó por completo pero no te enfades, son cosas que pasan, yo tambien soy humano... Si no fuera porque no me apetecía lo más minimo perder mi trabajo ese tipo ya se habría tragado mi puño más de una vez, o al menos se habría llevado una buena contestación. Finalmente ví el bar, me quité de mal humor la música y metí el reproductor en el bolsillo. Entré sin prestar atención a nadie y me dirigí al primer camarero que encontré, no lo conocía, no me sonaba de nada, pero tampoco importaba, le pregunté que donde estaba el jefe y se encogió de hombros con lo que parecía algo de nerviosismo, tal vez era nuevo y por eso no me sonaba. Vi una luz y supuse que allí estaba, ¿quién más iba a estar allí?, sin molestarme en comprobar si realmente el jefe estaba allí entre ya gruñendo.
-¿Se puede saber si tengo que bailar o no esta noche? ¿no se suponía que ya deberían haberme avisado? hay quienes necesitamos saber si tenemos que trabajar para prepararnos, ¿sabe? ¡no puedo improvisar todos los días! un día me voy a quedar ahí arriba en blanco y voy a hacer el ridículo de mi vida y claro, entonces será culpa mía... - entonces observé quien estaba allí y me di cuenta de que estaba dirigiendome a la persona equivocada - emm... vale, eso no era para tí - dije rascándome la cabeza y haciendo una mueca con algo de vergüenza por el error.



Ari M. Rosseau
→Love, love, love... what is it good for? Absolutely nothing. ♥️
'BY JOSSIEASLEY ©'
avatar
Ariadne M. Rosseau

Mensajes : 193
Dólares : 4349
Fecha de inscripción : 02/07/2012
Localización : En un lugar llamado mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Doble jornada > Ariadne M. Rosseau

Mensaje por Jared I. Hemingway el Dom Ago 05, 2012 11:41 am

Por ello no dejo que pasen más de cinco minutos después de que la última gota de cerveza abandona su recipiente para dejar el botellín en la caja donde se ponen los vidrios vacios y dejarle el relevo por así decirlo al compañero a quien realmente le corresponde el trabajo nada más lo veo salir sacudiéndose las manos y apagando las luces del pequeño almacén.

Me parece que mi trabajo aquí por hoy ha concluido— comento con ligera diversión haciéndole sitio para que pase y posteriormente saliendo del mostrador.

Me inclino ligeramente apoyando los codos en la barra ahora desde fuera y observándole hacer un par de labores mientras continúa hablando— No hay de qué, ya me lo compensarás— me encojo de hombros aunque sé que en ese momento no puede verme de espaldas a mí revisando la caja registradora cuando entre sus múltiples quejas sobre el compañero que lo ha dejado tirado oigo un agradecimiento— Oye, voy a terminar de recoger lo nuestro de dentro.

Sin más aviso y después de unos golpes rítmicos en la superficie me incorporo con rapidez gracias a un ligero impulso para darme la vuelta e ir a desaparecer a la sala contigua a la del personal del bar. La habitación no es demasiado grande y algunas tardes el sol entra de lleno recalentando la estancia y obligándonos a abrir la puerta al local para no morir asfixiados. Alguna que otra vez los ensayos se habían realizado en el escenario del bar, sobre todo los últimos, cuando la actuación está programada para el día siguiente; lo bueno de esos días es que habitualmente nos ahorramos el tener que recoger nada, pero la habitación colindante a la de personal nunca ha dejado de ser un “espacio común” en el que nuestros trastos deben tratar de ocupar lo menos posible en caso de que algún que otro necesite la sala para algo.

Desconecto los amplificadores de las alargaderas y los cargo uno a uno para colocarlos cerca de la pared. Resoplo ante el peso, nunca se me ha dado bien calcular el peso de un objeto a pulso, pero desde luego cada uno pesa más de lo que me gustaría. Cuando termino de colocarlos nuevos los brazos hacia atrás y hacia delante, con suerte eso mitigará ligeramente las quejas por el peso cargado un rato. La pintura de la batería brilla por la incidencia del único foco del techo y agradezco infinitamente que a mi hermano no le importe tocar arrinconado.

He pasado a recoger cables después de guardar mi guitarra cuando oigo pasos apresurados en mi dirección. Levanto la cabeza por curiosidad. Una chica ha entrado hablando en un tono de voz casi tan apresurado como lo han sido sus pasos. Escucho con atención como expone sus quejas y antes de que haya finalizado me doy la vuelta aunque sin mirarla directamente, mi mirada está aún fija en deshacer el enredo entre dos cables y doblarlos correctamente. Puedo distinguir su cara de frustración en el par de vistazo rápidos que doy al levantar la mirada mientras dejo que termine de hablar, o quizás es el tono de voz que emplea el que me hace creer que realmente he vislumbrado dicha emoción en sus facciones.

Una vez el nudo está deshecho y ella prácticamente ha terminado sus quejas sobre los avisos con poca antelación y la posibilidad de hacer el ridículo por falta de consideración de los empleados, el encargado o lo que sea, levanto la vista. La chica en cuestión es menuda, algo más baja que yo, de facciones finas aunque ligeramente endurecidas en este momento, pelo castaño y ojos azules. En mi cabeza algo hace click de repente con cierto reconocimiento, juraría que me suena su rostro me es extrañamente conocido, más allá de lo conocido que puede ser un desconocido en un pueblo pequeño como New Falls. Desisto de la idea instantáneamente, lo cierto es que la chica parece lo suficientemente molesta como para quedarme allí mirándola en silencio.

Bueno, lo cierto es que no lo sé. Pero si quieres bailar por mí no hay ningún problema, no hace falta que te pongas así— le dedico una sonrisa torcida mientras levanto ambas manos en señal de paz aun agarrando los cables, obviamente bromeando con ella. De repente su expresión cambia radicalmente y en seguida se disculpa provocando que una pequeña carcajada por mi parte— No te preocupes— le quito importancia antes de volver a darle la espalda por unos segundos dirigiéndome de nuevo al rincón y depositando los cables encima de los amplificadores— ¿Un mal día?— pregunto, aunque con un tono más afirmativo que otra cosa— No sé de qué irá el problema, pero si te sirve de algo, parece ser que hoy alguien del bar no ha podido venir, quizás eso te diga algo.




Spoiler:
avatar
Jared I. Hemingway

Mensajes : 57
Dólares : 2754
Fecha de inscripción : 31/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Doble jornada > Ariadne M. Rosseau

Mensaje por Ariadne M. Rosseau el Dom Ago 05, 2012 7:14 pm

Cuando lo de que si quería bailar por el no había problemas hice una mueca y estuve a punto de empezar a buscar algo para tirarselo a la cabeza pero decidí respirar profundamente y no pagarlo con él, solo era un tipo que estaba bromeando, no era el tipo gracias al cual había tenido que pasarme todo el día pendiente de mi telefono, y ese era realmente un sacrificio para mí porque nunca me había llevado del todo bien con mi móvil, prefería hablar cara a cara o a traves de un ordenador o algo así.
-Si, me imagino que para tí no habrá problema pero no pienso bailar aquí si no es necesario para cobrar mi sueldo, ¿sabes? - dijé colocando una mano en mi cadera y mirandolo con algo de arrogancia, dejando ya bastante atrás la vergüenza que me había dado anteriormente por mi equivocación. Acto seguido suspiro, ¿un mal día? no, no lo era, o no lo hubiera sido si no hubieran decidido no avisarme hasta el último momento como parecía que pensaban hacer, vale, es verdad que muchas veces yo misma hacía las cosas como se me ocurrían en ese mismo momento pero se suponía que en un trabajo había que ser algo más "serio" ¿verdad? claro, si a bailar se le podía llamar algo serio... - Sí, supongo que no es el mejor día de mi vida, aunque tambien los he tenido peores - dije arqueando una ceja, después me incliné un poco y resoplé - ¿en serio? osea que eso significa que probablemente sí que me tocará trabajar... ¡yupii! - dije esto último en el tono más irónico que pude sacar. Entonces me tomé un momento para mirar al chico, vale, que se me ocurriera hacer eso cuando ya estaba de espaldas no era la mejor de las ideas, pero algo me resultaba lejanamente familiar, no era algo raro, el pueblo era pequeño, seguramente habría coincidido antes en algún lugar - en fin, no importa, tu no tienes la culpa - dije acercandome a él mientras iba esquivando todo aquello con lo que pudiera tropezarme, lo último que ya me faltaba era caerme y acabar haciendome daño - por cierto ¿nos habíamos presentado? soy Ari... - observé lo que hacía un rato estaba tocando el chico y me dí cuenta de que había algunos instrumentos - ¿tocas algo? ¿o solo te encargas de guardarlos?



Ari M. Rosseau
→Love, love, love... what is it good for? Absolutely nothing. ♥️
'BY JOSSIEASLEY ©'
avatar
Ariadne M. Rosseau

Mensajes : 193
Dólares : 4349
Fecha de inscripción : 02/07/2012
Localización : En un lugar llamado mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Doble jornada > Ariadne M. Rosseau

Mensaje por Jared I. Hemingway el Lun Ago 06, 2012 8:29 am

La chica misteriosa –como había decidido bautizarla hace tan solo un minuto– parece realmente irritada. Mentalmente me compadezco del pobre hombre que tenga que soportar sus quejas el próximo día, porque daba la sensación de que el problema no va a terminar aquí. ¿Se habrá ausentado para evitarse el problema? La teoría suena ridículamente absurda una vez planteada en voz alta, pero sea como sea el tipo ha tenido un buen golpe de suerte y con su ausencia parece haberse ahorrado un espectáculo que seguramente no estaba programado para el día de hoy y que no haría más que atraer la atención de los clientes de forma negativa.

La chica expresa sus intenciones de no mover un solo pie si no es viendo su pago. Suena razonable, seguramente la muchacha se gane la vida así, pero también suena, desde mi punto de vista, algo triste. Su tono es elevado, imperativo a pesar de no llevar ninguna orden implícita y la mano que asciende hasta su cintura un segundo después no hace más que atenuar y proyectar con más facilidad su actitud. Lo más normal es que ante una actitud así terminara de recoger mis cosas y dejase a la chica lidiar ella sola con su frustración y malestar. Algo en ella, acompañado del buen humor del día de hoy me invita a hacerme demasiadas preguntas que no podré contestar si me marcho en este instante; además, de alguna forma y ni tan siquiera sé explicar bien el por qué, su actitud me divierte ligeramente, positivamente hablando. Frunzo los labios ligeramente para contener una pequeña sonrisa de diversión que sé que si en este momento hace aparición, lo más seguro es que la chica vaya directamente a coger una de las baquetas que reposan en la batería del rincón e intente clavármela en un ojo al malinterpretar que me estoy riendo de ella.

¿Dónde ha quedado esa gente a la que no le importa hacer lo que le gusta por amor al arte?— cuestiono. En parte bromeo, en otra, no. Siempre he considerado toda una lástima que las personas pronto se vean más atraídas por el dinero que por el hecho de realizar algo que les llenase— Hablando así, más que bailar, parecería que llevas las cuentas de este sitio— hago una mueca.

Me giro una vez más, dispuesto a rescatar la guitarra del ensayo de hoy y meterla en su estuche rígido sin darle la espalda a la chica. Me alegro de haber elegido mi Fender Telecaster para el día de hoy dado que Max se habría llevado el coche y me tocaría volver andando hasta el apartamento, de otra manera habría tenido que cargar con unos cuantos kilos de más en el trayecto. Los cierres metálicos emiten el sonido característico de estar cerrado mientras confiesa que quizás no haya sido el mejor día de su existencia, aunque tampoco el peor.

Si te sirve de consuelo, yo he tenido que estar cargando cajas a modo de favor por su culpa— esta vez no puedo evitar sonreír divertido por la ironía de su tono cuando dice que seguramente tenga que trabajar— puedes utilizarlo de argumento para cuando lo encuentres y quieras decirle un par de cosas, te doy mi permiso— Apoyo el estuche verticalmente en el suelo sujetándolo con una mano.

El ambiente parece relajarse ligeramente y tras unos instantes ella acaba por quitarle importancia al asunto tal y como yo lo hice con su equivocación— En eso estamos de acuerdo— admito volviendo a dedicarle una media sonrisa justo antes de que comience a avanzar hasta donde me encuentro. En primera instancia no sé que esperar del acercamiento y mi cuerpo se tensa ligeramente, liberando la tensión cuando comenta si nos hemos presentado— Me temo que no, aunque lo cierto es que tu cara me resulta familiar.— se presenta, y entonces la “chica desconocida” desaparece para convertirse en simplemente Ari, bailarina del bar, por lo poco que he podido recopilar. Doy un paso hacia delante y le tiendo la mano— Jared.

La vista de la chica se desvía hacia la sala en la que nos encontramos. ¿La necesitará? Si es así seguramente sí que pueda llevarme una buena bronca por su parte por no tener todo especialmente ordenado. Pero me equivoco, pues tan sólo pregunta si toco algo o me limito a ser el chico de las cajas. No puedo evitar que una mueca salga a la luz con tan sólo imaginarme cómo sería mi vida siendo tan sólo el chico de las cajas— Un poco de todo, pero esta de aquí es mía—le doy un par de golpecitos al estuche que sigue a mi lado sujeto por mi mano— toco algunos días con el grupo, los días que hay música en directo programada— informo— a lo mejor nos has visto alguna vez.




Spoiler:
avatar
Jared I. Hemingway

Mensajes : 57
Dólares : 2754
Fecha de inscripción : 31/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Doble jornada > Ariadne M. Rosseau

Mensaje por Ariadne M. Rosseau el Lun Ago 06, 2012 10:13 am

Negué con la cabeza, no lo había entendido, o bueno, mas bien yo no me había explicado demasiado bien.
-Quiero decir que no voy a bailar aquí y ahora a no ser que sea necesario por el trabajo, no que nunca baile si no es por dinero... una cosa es bailar por libre, lo que quieras, cuando quieras, como quieras, sin preocuparte por si lo estas haciendo bien o mal, eso esta bien pero en el trabajo no puedo hacerlo de ese modo, tiene que ser algo así como mas cuadriculado y de esa forma no pienso bailar si no tengo que trabajar... - de repente me dí cuenta de que le estaba dando explicaciones a un completo extraño sin entender ni siquiera por qué, no tenía que hacerlo - además, no importa, es mi problema si bailo porque me gusta o por dinero, no el tuyo - el mal humor no se me había pasado del todo, estaba claro, no me salía ser la chica sonriente y maja que podía ser a veces, no en este momento, sabía que muchas veces trataba mal a gente solo porque me había levantado con el pie equivocado pero, ¿que le iba a hacer? así era y cambiar aquello me resultaba demasiado complicado. - Bueno, llevar las cuentas es un buen trabajo igual que cualquier otro, supongo que prefiero bailar a llevar las cuentas pero seguro que muchas personas prefieren las cuentas - dije encogiendome de hombros - los trabajos artisticos no son los únicos buenos - me reí y negué con la cabeza por lo de las cajas aunque era obvio que estando dado la vuelta no me estaba viendo - no, la verdad es que eso no me consuela, pero miralo por el lado bueno, levantar cajas hace que no tengas que hacer pesas o algo así - después me reí - bueno, muchas gracias por el permiso, que considerado... - dije bromeando, aún intentando no empezar a gritarle o a ser demasiado grosera con el tipo. Boto que al acercarme su cuerpo cambia de actitud hacia mi y me sorprendo, aunque pronto se le pasa, en ese momento me pregunto si piensa que le voy a pegar o me voy a lanzar a él y besarle o algo así, cuando en realidad lo único que había hecho había sido dar unos cuantos pasos, me niego a mí misma esos pensamientos, ninguna persona cuerda pensaría que yo fuera a lanzar a pegarle ¿no? no tenía una imagen que diera demasiado miedo - Sí, tu cara tambien me suena, o eso o te pareces a alguien que conozca, no tengo ni idea -dije haciendo una mueca. Miro su mano, entonces me tengo que repetir, como muchas veces me ocurre, que no estamos en Europa, que aquí es más probable que te saluden de ese modo que con besos, aunque tambien hay gente por aquí que lo hace. Levanto la mano para estrechar la suya y pienso en que si mi tio viera aquello diría que ese tipo de saludo es solo para los hombres y que no es para nada femenino, que no sería una buena señorita si saludaba de ese modo, tenía gracia, no solía hacer caso a ninguna de sus recomendaciones para ser una "señorita" porque tampoco es que fuese mi intención serlo, pero en ese caso era una de las cosas que si hacía, tal vez porque en fracia prácticamente nadie saludaba de ese modo a una muchacha - Pues encantada, supongo - observo el estuche al que se refiere - amm, no, creo que nunca os he escuchado y si lo he hecho ha sido de pasada, no suelo venir muy a menudo si no tengo que trabajar... por eso de no mezclar negocios con el placer - digo medio sonriendo, hablando un poco en broma - aunque si paso por aquí un día que haya música me tendré que fijar para ver si os veo tocar...



Ari M. Rosseau
→Love, love, love... what is it good for? Absolutely nothing. ♥️
'BY JOSSIEASLEY ©'
avatar
Ariadne M. Rosseau

Mensajes : 193
Dólares : 4349
Fecha de inscripción : 02/07/2012
Localización : En un lugar llamado mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Doble jornada > Ariadne M. Rosseau

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.